Martes 16 de Abril de 2024

Hoy es Martes 16 de Abril de 2024 y son las 07:11 - - STUDIO UNO RADIO - Belén, Catamarca

PROVINCIALES

5 de septiembre de 2023

Beatificación de Fray Mamerto Esquiú: el segundo aniversario convocó a miles de devotos

En el marco de la Fiesta de la Protección de la Virgen del Valle, se celebró al ilustre fraile catamarqueño en su tierra natal. El viento helado no pudo con el fervor de toda la comunidad que acompañó la emotiva celebración. Ausencia de autoridades del Ejecutivo provincial.

A dos años de la histórica Beatificación del ilustrre fraile Mamerto Esquiú, en su tierra natal se llevaron a cabo los actos centrales que recordaron esta fecha. Estos se iniciaron pasadas las cinco de la tarde con el traslado de la Sagrada Imagen de la Virgen del Valle en caravana hacia la Parroquia San José de Piedra Blanca, acompañada por el obispo diocesano, Mons. Luis Urbanč, y el rector del Santuario mariano, padre Gustavo Flores. 

Luego todos juntos, acompañados de un imporante número de fieles y devotos participaron de la procesión alrededor de la plaza de la localidad portando las imágenes de la Virgen del Valle y del Beato Mamerto Esquiú y las reliquias que se veneran en la Catedral.

 Entre cantos arribaron a la explanada del histórico templo de San José donde se dispuso el altar para la celebración de la Santa Misa presidida por el obispo diocesano y concelebrada por el párroco de San José, padre Carlos Robledo; el rector y el capellán de la Catedral Basílica y Santuario mariano, padres Gustavo Flores y Ramón Carabajal, respectivamente; los párrocos de San Isidro Labrador (Valle Viejo), San Francisco de Asís (Andalgalá) y San Antonio de Padua (Capital), presbíteros Javier Grosso, Julio Quiroga del Pino y Ángel Nieva, respectivamente. 

Participaron de la ceremonia litúrgica el intendente de Fray Mamerto Esquiú, Dr. Guillermo Ferreyra, junto con miembros de su gabinete, concejales y legisladores provinciales, brindando un marco especial los abanderados y escoltas de escuelas del departamento. 

Gozo y gratitud 

“Hoy nos encontramos en este solar de la Iglesia de San José frente a la casa donde nació, creció y se educó fray Mamerto Esquiú, en el segundo aniversario de la entrañable ceremonia de su beatificación. Por eso los invito a expresar nuestro gozo y gratitud con las palabras del salmista: «Canten al Señor un cántico nuevo, cante al Señor, toda la tierra. Cuenten a los pueblos su gloria, sus maravillas a todas las naciones»”, expresó Mons. Urbanč en el inicio de su homilía. A estas palabras añadió luego “nuestro Beato ha sido un devoto y fiel hijo de la Virgen del Valle, reconociendo en Ella a su madre protectora en los avatares de su vida familiar, política y religiosa. Hermoso ejemplo a imitar y difundir”. 

Al aludir a la Caravana que se realizó desde la Catedral hasta la sede parroquial de Piedra Blanca, portando la venerada imagen de la Virgen, el Obispo exhortó: “Que esto nos ayude a tomar conciencia de que somos peregrinos por esta tierra que se nos confía como don y tarea, con la certeza de que nuestra morada definitiva y real es la Vida Eterna, junto al Buen Dios, Uno y Trino, en comunión con todos los bienaventurados, ángeles y santos”. 

Urbanc luego relacionó a san Pablo con el ilustre Beato, siguiendo la lectura de la Carta a los efesios, en la que el apóstol pide que «nos comportemos de una manera digna de la vocación que hemos recibido» y afirmó que “en esto empeñó su vida Mamerto. Para instrumentarlo se valió de cuanto de legítimo tenía a su alcance. Por eso, hasta incursionó en el servicio de la política y la prensa, sin jamás perder de vista los valores recibidos en el Bautismo, que regían todo su accionar, sentir y pensar”. 

Sinodal 

Más adelante Mons. Urbanc habló de la tarea que desde hace dos años se emprendió para devolverle a esta Iglesia diocesana su impronta sinodal, indicando que “para lograrlo vamos realizando nuestras actividades en clave sinodal, es decir, a pensar juntos, escuchar juntos, planificar juntos (…) De esta manera, lograremos superar un defecto ínsito a nuestra frágil naturaleza humana: la de considerarnos que unos somos más grandes o importantes que otros, lo cual genera todos los problemas en nuestras relaciones interpersonales e institucionales”.  

Concluyó su homilía invitando a los presentes a rezar la oración para profundizar y enraizar el camino sinodal en la vida de todas las comunidades diocesanas. Antes de la bendición final, el párroco de San José agradeció a todas las personas que colaboraron para vivir esta fiesta en honor de nuestro amado Beato Mamerto Esquiú, tras lo cual se rezó la Oración por su pronta canonización. 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!