Domingo 19 de Mayo de 2024

Hoy es Domingo 19 de Mayo de 2024 y son las 04:37 - - STUDIO UNO RADIO - Belén, Catamarca

PROVINCIALES

3 de marzo de 2023

A tres meses del crimen de Juan Carlos Rojas la causa sigue estancada

La causa tiene aún como única imputada a Silvina Nieva, quien está libre. La familia organizó una marcha para hoy.

Hoy se cumplen tres meses del asesinato del exministro de Desarrollo Social, Juan Carlos Rojas, quien fue encontrado en su casa ubicada en la esquina de avenida Argentina y calle Domingo Matheu, en la zona norte de la ciudad. Su cuerpo fue encontrado por su hijo Fernando, un día después, el mediodía del domingo 4 de diciembre.

La causa tiene como única imputada a Silvina Nieva, una empleada del sindicato UTHGRA que tenía a Rojas como su secretario. Nieva está imputada por el delito de “homicidio doblemente calificado por mediar una relación de pareja y por alevosía”. Llegó a estar detenida una semana hasta que el 14 de diciembre, el juez de Control de Garantías N° 3, Lucas Vaccaroni, ordenara su excarcelación por advertir que no estaba la firma del fiscal de la causa, Laureano Palacios.

Con el desplazamiento de Palacios, quedó al frente de la causa el fiscal de instrucción Hugo Costilla, quien se venía desempeñando como coadyuvante tras la confirmación de que Rojas había sido asesinado. Esto sucedió 24 horas después que el fiscal Palacios decidiera hacer entrega del cuerpo a la familia luego de que personal de la División Homicidios le informara que no había indicios de una muerte violenta. La autopsia original señalaba que Rojas había fallecido por un traumatismo de cráneo pero no se precisaba el origen de esa lesión. Pese a la ausencia de ese dato, la Fiscalía no profundizó en las causas y decidió entregar el cuerpo del exministro a sus deudos.

Una segunda autopsia indicó que Rojas tenía una "fractura occipital de cráneo además de presentar lesiones en el rostro" y que la fractura había sido provocada por un elemento contundente sin filo.

Lo que sucedió después es conocido: Nieva fue liberada por una irregularidad en la orden de detención, Palacios fue apartado, legisladores de la oposición realizaron la denuncia ante el jury y el proceso está abierto.

Con Costilla al mando de la causa las expectativas se centraron en los resultados de tres pruebas consideradas claves: las muestras de ADN, la mejora en la nitidez de la grabación de un video en el que se observa a una mujer pasar por las cercanías de la casa de Rojas y la visualización de una quincena de teléfonos celulares.

A principios de enero se conoció que Gendarmería Nacional no había podido acceder a los teléfonos celulares por lo que fueron enviados a Buenos Aires.

El contenido de los dispositivos fue enviado a GNA, que elaboró un informe el cual fue entregado a Costilla el 10 de febrero. Las 400 páginas y varias horas de audio son analizadas y hasta el momento no surgieron datos relevantes para la causa.

Fernando Rojas, hijo de Juan Carlos, puso énfasis en la importancia que tiene ese informe de la fuerza de seguridad. Para Fernando, allí se podrá encontrar a los “culpables” de haber asesinado a su padre.

Por otro lado, resta conocer el resultado de la pericia al registro de la cámara de seguridad en la que se iba a intentar mejorar la nitidez de la imagen. El hecho más reciente fue la denuncia que presentó la familia por un presunto encubrimiento.

La presentación judicial fue radicada por Fernando Rojas, en compañía de su abogado, Iván Sarquís.

La denuncia fue contra autores desconocidos pero Rojas describió cronológicamente una serie de irregularidades que involucran a la Policía de la Provincia, la médica del CIF que revisó a Rojas y personal judicial.

Marcha

Para hoy a las 10 de la mañana está prevista una marcha para reclamar por el esclarecimiento del caso.

La convocatoria fue organizada por los hijos de Juan Carlos Rojas y el punto de encuentro será la esquina de República y Rivadavia, frente a la Plaza 25 de Mayo.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!