Martes 18 de Junio de 2024

Hoy es Martes 18 de Junio de 2024 y son las 09:30 - - STUDIO UNO RADIO - Belén, Catamarca

ECONOMíA

27 de febrero de 2023

La inflación y la rentabilidad en dólares impulsan a más propietarios a ofrecer alquileres temporarios

Poner en alquiler una propiedad en Almagro de manera tradicional da una renta anual del 2,3%, pero hacerlo de manera temporal por 15 días al mes da un 5,4% y a 20 días, un 7,2%.

Un alquiler digno y a un precio accesible para los salarios actuales ya es una utopía en las grandes ciudades de la Argentina. El problema, claro, es que cada vez hay menos oferta de unidades. Según datos oficiales, la reducción es del 30% menos en 2022 en Buenos Aires. Algunas están en venta, pero otras encontraron otro camino más rentable que el alquiler normal: el temporario, que ofrece una ganancia dolarizada.

El cálculo es simple. Por un lado, el propietario de una vivienda que se alquila por tres años bajo Ley de Alquileres tiene una actualización anual que no llega a compensar la inflación (porque el índice contempla, a su vez, la evolución de los salarios) y, además, tiene que firmar contrato por tres años. Por el otro, el que decide volcarlo a un alquiler temporario mediante las plataformas de turismo percibe una renta en dólares y con plazos menores.

De esa manera, y según un estudio de la consultora PxQalquilar una propiedad en Almagro de manera tradicional da una renta anual del 2,3%, pero hacerlo de manera temporal por 15 días mensuales genera un 5,4% y 20 días mensuales, un 7,2%. La ganancia anual en dólares en septiembre de 2022, momento en el que se recogieron los datos, era de US$8808 en el caso de un alquiler temporario 20 días mensuales y de US$2891 en el caso de un alquiler tradicional.

“La caída del rendimiento por alquileres tradicionales lleva a la búsqueda de alternativas que permitan una mejor tasa de ganancia. A su vez, los precios locales medidos a tipo de cambio paralelo hacen que Argentina sea muy barata para los turistas extranjeros. Todo esto configura una oportunidad para los alquileres temporarios”, se lee en el informe.

El asunto no es problema únicamente de la Ciudad de Buenos Aires, sino que se replica en las grandes ciudades de la Argentina, especialmente las turísticas, como Bariloche.

Martín Yeza, el intendente de Pinamar, por ejemplo, reconoció la problemática hace un año en un post en su blog. “Pinamar tiene cerca de 330.000 camas disponibles y viven 45.000 habitantes durante el año. Es difícil conseguir alquileres de 12 meses porque los alquileres que van de diciembre a marzo tienen valores extraordinarios que llegan a multiplicar por 10 el valor del alquiler de todo el año, en el costo de una sola quincena de alquiler de enero, por ejemplo”, escribió por aquel entonces.

En la Ciudad de Buenos Aires, la oferta de alquileres temporarios aumentó un 19% en tres meses y pasó de unos 15.000 avisos a unos 20.000, según información de Inquilinos Agrupados. En ese grupo, la mayoría son viviendas completas (que sí competirían con el alquiler tradicional), pero hay una porción menor de habitaciones dentro de casas que también se ofrecen en la plataforma.

“Hay que limitar el alquiler ‘a corto plazo’ por zona y por cantidad de noches por año. También generar un registro nacional obligatorio para viviendas turísticas”, es la propuesta de la agrupación, que generó polémica en las redes: el mercado de alquileres viene de otra regulación importante, la Ley de Alquileres de 2020, que restringió la oferta e hizo saltar los precios.

Según pudo saber TN, en el Gobierno tomaron nota de la problemática y están pensando cómo comenzar a registrar la actividad, pero de base, es imposible “regular” o limitar algo que ni siquiera está formalizado.

El problema, claro, es generar los incentivos para que eso suceda sin que eso implique que más y más gente se quiera volcar alquiler temporario. Es una línea muy finita. Tampoco hay respuesta fácil sobre a quién le compete esa regulación: si a la Nación, si a las provincias o si a los municipios.

El debate de los alquileres temporarios recorre el mundo

La de los alquileres temporarios es una discusión a nivel global. En el enojo están unidos inquilinos y hoteleros por igual. En Londres, por ejemplo, los propietarios que alquilan en Airbnb (la plataforma de alquileres temporarios más popular) no pueden ofrecerla por más de 90 días al año. En Nueva York, hay límite de días y existe una obligación de registrarlos bajo pena de una multa de US$5000.

Ninguna opción es fácil y todas generan externalidades negativas. En algunas de esas ciudades, por ejemplo, proliferaron los alquileres temporarios informales, que se hacen por fuera de las plataformas.

Mientras, los inquilinos de las grandes ciudades siguen en una encrucijada difícil de resolver y con consecuencias graves para su bolsillo. No es solamente la menor oferta por el alquiler temporario y por la puesta en venta de algunas unidades, sino que además las propiedades que quedan para alquilar de manera tradicional comienzan a estar en su mayoría en dólares.

Una de las plataformas más grandes de alquiler notó este inicio de 2023 un cambio de tendencia clave, ya que por primera vez, hay más unidades ofrecidas en dólares que en pesos: 53% contra 47%. Con sueldos en pesos y rezagados por la inflación, el alquiler es, cada vez más, una utopía.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!