Miércoles 1 de Febrero de 2023

Hoy es Miércoles 1 de Febrero de 2023 y son las 05:28 - - STUDIO UNO RADIO - Belén, Catamarca

INTERNACIONALES

2 de octubre de 2022

Reelección o giro a la izquierda: Brasil vota entre Jair Bolsonaro y Lula da Silva, dos modelos antagónicos

Más de 150 millones de brasileños van a las urnas para elegir entre sistemas opuestos y en un contexto de violencia política que dejó varios muertos. El líder del PT aventaja al Presidente por 14 puntos y se vaticina que alcanzaría el 50% de los votos.

Cuatro años más de Jair Bolsonaro o el regreso de Luiz Lula da Silva. La grieta en Brasil es casi tan profunda como en la Argentina, tanto que desde ambas orillas de esa enorme fisura política afirman que en las elecciones de este domingo estará en juego no solo la presidencia, sino nada menos que el futuro de la democracia.

Los restantes nueve postulantes, como el centroizquierdista Ciro Gomes o la centroderechista Simone Tebet, son aspirantes marginales. El último sondeo de Datafolha le da a Lula una ventaja de 14 puntos (48 a 34%) y vaticina que incluso llegaría al 50% si solo se cuentan los votos válidos.

Si ningún candidato saca la mitad más uno de los votos, habrá un balotaje el 30 de octubre. Y en ese escenario todas las encuestas vaticinan un triunfo de Lula. Pero desde las filas de Bolsonaro apuestan al “voto vergüenza” para dar el batacazo.

Qué se elige en las elecciones de Brasil este domingo

Los brasileños no solo elegirán al presidente por los próximos cuatro años. También deberán escoger a los 513 miembros de la Cámara de Diputados y 27 de los 81 integrantes del Senado. Además, están en juego las gobernaciones de los 27 territorios del país, así como las legislaturas estaduales.

El voto solo es opcional para los mayores de 70 años y los jóvenes de 16 a 18.

Lula vs. Bolsonaro: dos modelos antagónicos en un país dividido

Desde las filas del oficialismo, la primera dama Michelle Bolsonaro definió estas elecciones como “una guerra entre el bien y el mal”. Su esposo y presidente, Jair Bolsonaro, de 67 años, afirma: “Nuestro lema es Dios, patria, familia y libertad. Sabemos quién está al otro lado y qué quieren implantar en nuestro Brasil”, aseguró.

Bolsonaro lanzó un furioso ataque a Lula en el último debate televisivo organizado el jueves por Globo: lo acusó de corrupto, traidor a la Patria y hasta insinuó que fue el ideólogo del asesinato del exalcalde de Santo André, Celso Daniel, víctima del hampa común según la policía. Además asegura que su rival representa una amenaza para la libertad y le atribuye la defensa del aborto, la ideología de género y el comunismo.

Hoy el presidente mantiene intacto el apoyo del ala militar, policial, de los evangelistas y el sector ruralista, pero su misoginia y habituales exabruptos alejaron en especial el voto femenino que le dio la espalda.

Su mayor apuesta fue la economía para impulsar su popularidad tras la salida de la pandemia que dejó en el suelo su imagen. El país encara un crecimiento más importante de lo esperado, deflación, desempleo a la baja y una aparente salud fiscal, aunque especialistas alertan sobre un camino plagado de riesgos para el 2023.

El bolsonarismo apuesta al “voto vergüenza” en las elecciones presidenciales

Las encuestas no lo respaldan. Sin embargo, en el gobierno apuestan al “voto vergüenza” de aquellas personas que ocultan su preferencia por el presidente por temor al que dirán en su núcleo familiar o de amigos.

“Es una hipótesis de difícil verificación. En Brasil algunos intentaron probar que no existe ese voto, pero lo hicieron entrevistando personas o grupos focales. Pero ese procedimiento no es el adecuado. Los que se niegan a ser entrevistados no son alcanzados en el estudio”, dijo el analista político brasileño y especialista en comportamiento electoral Antonio Lavareda.

Para el cientista político, habrá que esperar la elección. “Como dicen los británicos, la prueba del budín está en comerlo”, resumió.

Lula llega líder de todas las encuestas para las elecciones de este domingo en Brasil

Lula aspira volver a la presidencia a los 76 años. Impulsado por el fallo del Tribunal Superior Federal que anuló las condenas en su contra en causas de corrupción, el exmandatario encabeza todos los sondeos.

Sus allegados confían en un triunfo en primera vuelta y mucho más después de conocerse la últimam encuesta de Datafolha que lo dejó a un paso de la presidencia.

En el debate del jueves, acusó al presidente de mentir en forma descarada y de liderar una mafia que hizo negocios con la compra de vacunas contra el coronavirus.

Además, en campaña, dijo que Bolsonaro apuesta a crear un Brasil de “supremacía blanca. La gente está viendo que nuestra democracia se nos escapa de las manos”, afirmó.

Claudio Gonçalves Couto, analista político y profesor del departamento de Gestión Pública de la Fundación Getúlio Vargas de San Pablo, dijo a TN que entre sus seguidores Lula “es visto como una garantía de que será posible detener el autoritarismo más allá de las divergencias que pueda haber en cuestiones sustantivas de políticas públicas”.

“Por eso se reunieron en torno a su candidatura fuerzas políticas, líderes y personalidades de matices muy distintos”, señaló.

Qué puede pasar en Brasil si gana Jair Bolsonaro

Para Alberto Almeida, analista del Instituto Brasilis y autor del libro “El voto del brasileño”, si Bolsonaro gana las elecciones “tendríamos cuatro años difíciles porque intentaría cambiar la composición del Tribunal Superior Federal”, el máximo órgano de justicia del país.

“Una de las cosas que está en juego en estas elecciones es la manutención de una democracia sólida. Tenemos una democracia sólida y uno de los factores de esa solidez es la independencia del Poder Judicial”.

Pero también, según Almeida, estará en juego la política social del país entre dos modelos absolutamente contrapuestos. “Bolsonaro daría menos atención a los sectores más débiles” al contrario de Lula, concluyó.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!