Miércoles 1 de Febrero de 2023

Hoy es Miércoles 1 de Febrero de 2023 y son las 06:43 - - STUDIO UNO RADIO - Belén, Catamarca

POLICIALES

11 de enero de 2023

Diez agresores desmayaron a trompadas a un joven a la salida de un boliche y festejaron: “Lo matamos”

Demian tiene 18 años y estaba esperando un remís junto a sus amigos cuando una patota los atacó. “Los vi acercarse y pensé que podía pasarme lo que le pasó a Fernando Báez Sosa”, dijo la víctima.

Un joven de 18 años estaba esperando un remís en la puerta de un boliche en la localidad bonaerense de Cañuelas cuando una patota apareció y comenzó a atacarlo a golpes. Lo desmayaron a trompadas y se burlaron de él: “Lo matamos, ya está muerto”, dijeron entre risas.

De acuerdo al relato de la víctima, los atacantes no se encontraban dentro del boliche, sino que pasaron por el lugar y comenzaron a agredirlos verbalmente sin motivo alguno. Luego les arrojaron objetos y finalmente los atacaron a golpes.

Demian cayó al piso y uno de los agresores le pegó una patada en la cabeza que le provocó la pérdida de conocimiento. Afortunadamente, a pesar de la salvaje golpiza, está fuera de peligro.

“Estábamos tranquilos esperando a que llegue el remís y de la nada empezaron a decir cosas, a buscar para pelear. Nos empezamos a alejar porque no queríamos pelear y ellos la seguían, nos siguieron una cuadra y ahí es donde nos alcanzaron”, detalló el joven en diálogo con TN.

Cuando Demian se desmayó, los agresores continuaron pegándole y entonces Lucía, su amiga, se tiró arriba de él para cubrirlo. “Me tiré arriba de la cabeza porque le querían seguir pegando, me decían que me corra porque me iban a romper los nudillos. Uno de campera me decía ‘está muerto’ y se burlaban”, contó la joven.

Con un accionar en conjunto, otros integrantes del grupo agresor atacaron a los amigos de la víctima. A Brad, uno de ellos, le pegaron y quedó tirado en la esquina. “Desde ahí escuchaba que ponían excusas para pegarle y que la gente no se metiera: cuando él estaba desmayado, le decían ‘violador’”, precisó.

Finalmente, un hombre que circulaba a bordo de su auto se detuvo al ver la pelea e intervino para ayudar a las víctimas. Enseguida llevaron a Demian al hospital, pero allí se encontraron con una situación insólita: no lo quisieron atender. “Me dejaron a un costado hasta que estuve consciente y apenas pude caminar me soltaron. Dijeron que estaban cansados de atender a chicos que llegaban de pelearse borrachos”, explicó la víctima.

El joven se dirigió a su casa y lo atendieron primero en el Hospital Marzetti y luego en el Balestrini de Ciudad Evita. Allí constataron que tenía lesiones en la cara, codo, rodillas, cuello y espalda. Además, perdió dos dientes. Tras realizarle diferentes estudios, comprobaron que se encontraba fuera de peligro.

“Todavía no sabemos quiénes son los que nos fueron a pegar, nunca los vi”, detalló el chico, y añadió: “Cuando veía que nos venían a buscar entre un montón pensé que me podía pasar como a Fernando (Báez Sosa)”, dijo.

Luego de que se viralizaran las violentas imágenes de la agresión, otro joven se contactó con Demian para contarle que minutos antes los mismos agresores lo habían atacado a él.

“Cuando recibo el llamado era temprano y lo primero que se me vino a la cabeza fue lo de Fernando porque él (Demian) había salido a bailar. Si le pegaban más, mi hijo podría estar muerto”, lamentó Cintia, la mamá del chico.

Además, agregó: “Me va a costar mucho que salga otra vez y creo que a él también porque ya no va a salir tranquilo, ni yo voy a estar tranquila, es una angustia terrible verlo como está”, expresó.

La familia de la víctima consiguió las imágenes que circularon por redes sociales gracias a las cámaras que están ubicadas a unos metros del ataque. El boliche, por ahora, no aportó ninguna grabación. La comisaría primera de Cañuelas investiga el caso y piden que quienes hayan sido testigos se acerquen a brindar información para dar con los atacantes.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!