Viernes 24 de Mayo de 2024

Hoy es Viernes 24 de Mayo de 2024 y son las 20:16 - - STUDIO UNO RADIO - Belén, Catamarca

INTERIOR

5 de agosto de 2021

Un hombre culpa al Municipio de Fray Mamerto Esquiú por la muerte de su esposa

"Yo necesitaba un médico nada más, la muerte de mi señora se podría haber evitado", reclamó Edgardo, quien decidió dar a conocer su situación con el objetivo de que la Municipalidad no vuelva a actuar de la misma manera con otra familia.

La pesadilla para esta familia de Fray Mamerto Esquiú comenzó el 27 de mayo del corriente año, el día en que Liliana Monasterio dio positivo por covid-19. A partir de ese momento, según relataron a diario LA UNIÓN, experimentaron la ausencia del Municipio en cuanto a la asistencia que solicitaron por los casos de coronavirus, negligencia que tuvo un desenlace fatal por el cual responsabilizan directamente al Ejecutivo que encabeza el intendente Guillermo Ferreyra.  

"El COE de Fray Mamerto Esquiú nunca la llamó a mi señora, solo se contactaron para darle de alta cuando mi señora ya estaba internada; llamé varias veces al COE para que me manden una ambulancia cuando la situación de ella estaba empeorando y nunca me atendieron, llamé al doctor del COE y tampoco me atendió, tengo todo el registro de llamadas en el teléfono, no tengo por qué mentir", sostuvo Edgardo Gutierrez, marido de Liliana, quien falleció en junio por covid. 

Más adelante, contó que la respuesta que le dieron fue llevarle un módulo alimentario a cuatro días de que el cuadro de su esposa comenzara a empeorar. "Y lo hicieron porque una amiga habló con alguien cercano al Intendente (Guillermo Ferreyra), yo no necesitaba un bolsón, tengo una despensa", indicó.   

"Yo pedí un número o con quien hablar porque mi señora no se sentía bien, los que trajeron el bolsón eran de Acción Social y me dijeron que no sabían, pero que llamara al COE, que seguían sin atenderme; la situación de mi señora comenzó a empeorar, los que nos asistieron al final fueron los del hospital de Piedra Blanca y la tercera vez el de Villa Dolores, que fue cuando mi señora se descompensó y terminó internada en el Carlos Bravo, luego la trasladaron al Pasteur", continuó. 

Posteriormente, expresó la vio por última vez el día que la internaron y contó que al día siguiente, como una broma de mal gusto, llamaron del COE municipal para darle el alta, sin conocer que Liliana había empeorado y había sido ingresada con complicaciones, luego de no haber tenido seguimiento ni asistencia. 

Días después, Edgardo dio positivo y comenzó a sentirse mal, su estado de salud fue empeorando, por lo que volvió a insistir en llamar al COE hasta que lo atendieron un viernes por la mañana. Pidió una ambulancia que quedaron en enviarle y nunca llegó. Sus familiares lograron que lo asistiera una ambulancia de Villa Dolores y estuvo internado seis días en el hospital San Juan Bautista, lapso en el que falleció su esposa. 

Tras la muerte de Liliana, él le comentó la situación a su amiga, quien reclamó nuevamente a la Municipalidad de FRay Mamerto Esquiú y les anticipó que Edgardo iba a relatar su experiencia a los medios, a dar a conocer el hecho para que no volviera a suceder con otra familia. Cuando el Ejecutivo tomó conocimiento de esto, una mujer de apellido Benavidez, quien integraría la planta municipal, se comunicó para ofrecerle un subsidio que le permitiera reactivar la despensa. 

"Una chica Benavidez de Acción Social me ofreció un subsidio para que vuelva a reconstruir mi negocio, yo todavía estaba convaleciente en la cama, no podía respirar bien; por respeto no le contesté mal, le dije que a esa plata se la guarden, yo necesitaba un médico nada más, la muerte de mi señora se podría haber evitado", expresó y agregó: "En un lapso de 20 días perdí a mi hermano, mi esposa y mi mamá por covid". 

Además, comentó que le aconsejaron no difundir el hecho por temor a represalias por parte del Municipio, pero que considera más importante que no vuelva a ocurrir lo mismo a otras personas- "Con esta pandemia quedó demostrada la miseria humana de los poderosos y de los políticos porque no les calienta la vida con tal de llegar a cumplir sus objetivos; no le tengo miedo a los políticos porque siempre trabajé, nunca les pedí nada; me dijeron que no diga nada porque después me iban a perseguir, me podían cerrar el negocio, pero toda mi vida laburé, no les tengo miedo", sostuvo.

"¿Por qué tengo que ocultarlo? Si ya perdimos todo lo nuestro, era la madre de mis hijos, mi pareja durante 28 años, era el amor de las vidas de mis hijos, era una madre presente, protectora, daba la vida por sus hijos, nunca un problema con nadie; gracias a Dios tuve a la mejor mujer del mundo y mis hijos a la mejor madre del mundo", concluyó Edgardo. 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!